24/570 Bourke Street, VIC,3000

¿Qué empacar en una maleta para venir a estudiar a Australia?

que llevar a australia para estudiar


En este artículo encontrarás:

  • Tips básicos de supervivencia con un equipaje limitado
  • Consejos prácticos para aprender a viajar ligeros
  • La información básica sobre el estilo de vida Australiano para empacar lo necesario: a donde fueres haz lo que vieres

Para empezar este artículo me gustaría dejar muy claro y reiterar su título: ¿qué empacar en una maleta? Sí, así como lo leyeron, en una sola maleta. En mi poca o mucha experiencia que tengo viajando he leído cantidad de publicaciones sobre este tema y he llegado a la conclusión de que se vive y se sobrevive bastante bien con un equipaje modesto, pequeño, además de que, aunque no lo crean, es mucho más económico .

Quiero compartirles mi experiencia porque, en lo personal, yo me fui un poco a los extremos. Yo solo llegué a Australia con una backpack de 10 kilos y es con la que he sobrevivido por varios meses, y la razón es muy simple. No importa el tiempo que vayas a estar en un lugar, puedes vivir con lo que ocuparías para 10 días.

Por supuesto esto depende del clima de cada región, por ejemplo Australia es un país que en sus diferentes ciudades y estaciones del año  tiene un clima entre templado y caluroso, eso ayuda, por supuesto, para considerar que no es necesario traer las enormes chamarras y botas de invierno, que son lo que ocupa más espacio y en caso de vivir en Melbourne, Canberra o Hobart donde llega a ser frío, siempre puedes comprar prendas a buen precio conforme las necesites.

Les comparto lo que yo me traje. Ni más ni menos: cinco playeras delgadas, dos camisas, dos pantalones (unos jeans y otros de gabardina) dos sudaderas, sandalias, toalla, una chamarra que funciona para todo un poco: frío, calor y lluvia; dos shorts, una camiseta, siete juegos de ropa interior (bóxer y calcetines), objetos de uso personal (champú, jabón, un rastrillo, un cepillo de dientes, protector solar, anti-transpirante, todo en botellas menores a 100 mililitros y nada en aerosol), pantalón delgado para dormir, un par de tenis más los que traía puestos, gafas de sol, una sombrilla, una gorra, un folder con documentos personales, una tableta electrónica (recomiendo traerla o bien una lap top) y es todo. Diez kilos. No más, no menos.

Algo que a mí me funcionó muy bien es comprar una backpack de las que se hacen pequeñas, sí, de las que tiene la función de guardarse en sí mismas hasta quedar al tamaño de una cartera. Lo que yo hacía es que al momento de ingresar al avión me ponía la chamarra o bien la ropa que me ocupaba más espacio para que no pareciera que traía demasiado y ya al haber ingresado todo lo guardaba en esa mochilita para así andar más ligero.

via GIPHY

La sugerencia sería tratar de traer colores neutros. Los jeans que te salvan la vida para todo, no importa si vas de antro, a la escuela o al trabajo, con que les cambies la camisa o la playera ya es prácticamente otro outfit. La sudadera que te ayudará si hay exceso de frío, el short que también hace la función de traje de baño (cuando eres hombre) y listo.

Por supuesto que no me fue fácil, yo era de los que cargaba con todo, pero de los errores se aprende. Cuando salí de mi país, antes de llegar a Australia, yo lo hice con dos maletas, una de 23 y otra de 12 kilos. Grave error, primero porque las aerolíneas son súper quisquillosas con el sobrepeso del equipaje ya que, claro, para ellas es un buen negocio cobrarle a los despistados que como yo creen que no pasa nada si te pasas un poquito. Así que, sí, terminé pagando.


Te puede interesar: ¿VUELOS BARATOS PARA ESTUDIANTES? DESCUBRE LA ONG QUE TE AYUDA A CONSEGUIRLOS


Pero ahí no acaba, transportarlas no fue nada fácil, andar con ellas de un lado a otro y darte cuenta que no estaba usando ni la mitad de ropa y que solo gastaba tiempo dinero y esfuerzo. Por eso, con el dolor de mi corazón, me di cuenta que si quería seguir viajando tenía que dejarlas, y así lo hice. En una backpack mediana metí sólo lo básico y antes de llegar a Australia visité algunos otros destinos, sí con frío, sí con calor, sí con lluvia y oh sorpresa: sobreviví. La mayoría de hostales u hoteles tienen el servicio de lavandería o bien, hay lugares donde puedes lavar tu propia ropa muy barato. Y listo, no tiene nada de complicado.

Por supuesto que hubo algunas pequeñas cosas que hicieron falta, pero créanme que es más barato comprar que cargar especialmente si vas a radicar fuera por unos meses. Esto también aplica para viajes dentro de Australia. Lo digo porque las aerolíneas de bajo costo tienen tarifas mínimas para los pasajeros que no documentan equipaje. Y eso es lo que hice yo, me ahorré tiempo, dinero y esfuerzo en muchos aspectos. Durante mis viajes por Europa y Asia, no tuve necesidad de documentar mi maleta en ningún aeropuerto, pasaba súper rápido por los filtros de seguridad, me evité la reclamación de equipaje y lo mejor es que encontré tickets de avión súper económicos sin el estrés de que me fuera a pasar del peso que me permitían las compañías aéreas.

via GIPHY

Y así es como llegué a Australia, un país que se caracteriza por su amabilidad, por su gente de mente abierta, por su diversidad, por su multiculturalidad y eso por supuesto que esto ayuda bastante al momento de vestir. Aquí el estilo de vida es súper relajado en muchos aspectos y la vestimenta también es uno de ellos, la gente viste como se le da la gana y la gran ventaja que en sus principales ciudades te encuentras gente de todo el mundo, Latinoamérica, Asia, Europa… y naaaadie te juzga. Aquí las grandes marcas no son tan relevantes en la vida diaria y el Australiano promedio es muy ecológico, por lo que incluso comprar ropa de segunda mano en Op Shops como Salvos es cool, “hipster”, sustentable y baratísimo.

Además, aunque Australia se caracteriza por ser un país un poco caro, como buenos mexicanos, el que busca encuentra bueno, bonito y barato. Hay tiendas de autoservicio como Kmart, Big W o Target en las que encuentras de todo un poco, playeras de hasta 4 dólares australianos, camisas de 10 o 15, zapatos y tenis de 15; y todo de muy buena calidad. Y reitero, en mi experiencia eso sale mucho más económico que pagar equipaje extra o andar cargando de más.

Obviamente para estudiar, querrás traer antojitos mexicanos o dulces. Sólo hay una regla: todo empacado de fábrica y decláralo en la aduana. Hay algunas cosas prohibidas en Australia como cosas de madera, o límites en alcohol y cigarros. Para todo esto, debes checar la lista de lo que se puede o no cruzar en la aduana.

via GIPHY

Espero que mi testimonio les sea de mucha ayuda, y aunque no existe una regla o un ABC de las cosas que cada quien debe meter en la maleta, ya que cada persona es diferente y tiene diferentes necesidades, para mí sí hay una regla de oro. Con una sola maleta es suficiente.

En Latinoz Education te podemos ayudar y asesorar en todo tu proceso si tu deseo es venir a estudiar a Australia, contáctanos y si te gustó este artículo, ayúdanos a compartirlo.

Leave a comment