24/570 Bourke Street, VIC,3000

9 consejos para encontrar trabajo profesional en Australia

Una de las mayores preocupaciones que tenemos al mudarnos a otro país es ¿y ahora cómo voy a conseguir trabajo?

Sabemos que tener buenos ahorros para mantenerte los primeros meses no es suficiente en cuanto a sentirte productivo e independiente se refiere. Tener un trabajo no sólo te hará aliviar las presiones de costear el cambio de país, sino que te hará sentirte parte de la cultura, de un grupo social y aprenderás cosas nuevas todos los días.

En países como Australia, donde al menos el 25% de la población está compuesta por migrantes, la competencia por un puesto de trabajo profesional, es feroz. Si tu eres de la idea de que Australia es un país que necesita poblarse más y están buscando gente para ese fin, la verdad, esto es falso. Es un hecho que Australia es un país con baja densidad poblacional, pero al ser uno de los mejores países para vivir, las oportunidades de trabajo son para aquellos que le ofrecen valor al país.

¿Cómo lograr una posición profesional en un entorno tan competitivo? Aquí te damos estos 9 tips para incrementar tus posibilidades y mantener ese trabajo:

El inglés PROFESIONAL es básico 

via GIPHY

A veces creemos que tener un buen inglés significa entenderle a la película o al libro que estamos leyendo. Y sí, eso es un gran avance. Sin embargo, imagínate que tu primer día de trabajo en un lugar donde sólo se habla inglés, tu eres el encargado de hacer la minuta de la junta. Esta simple actividad requiere que entiendas lo que se dice, tomar notas en inglés y mandarlas por correo a personas que dependen de lo que tu escuchaste y anotaste para seguir con ‘x’ proyecto. Suena a que el nivel requerido para trabajar en un entorno así es bastante alto, ¿cierto?

Es muy importante ser honestos con nosotros mismos y reconocer nuestras limitaciones ya que a veces, el querer correr antes de caminar, puede hacer que desperdiciemos oportunidades muy valiosas al no dar el ancho. Haz una introspección y decide si tu nivel de inglés es suficiente como para trabajar atendiendo clientes, tomando notas, enviando correos bien escritos, etcétera. Si aún no lo es, ¿qué puedes hacer para mejorar? Hay muchísimos recursos gratuitos en internet donde puedes aprender y practicar tu inglés para mejorar todo el tiempo. Tener un buen inglés es fundamental para poder aspirar a un puesto profesional, no tiene que ser perfecto o tener un acento nativo, simplemente debes alcanzar un nivel en el que no se convierta en un obstáculo para desempeñar tus funciones de forma confiable.

Entender que estás en una cultura distinta

via GIPHY

El entorno profesional el Australia es distinto al de muchos otros países, incluyendo el Latino. Los australianos son muy directos y por lo mismo buscan que la comunicación sea concisa. Un ejemplo es cuando tienes una entrevista de trabajo y te piden explicar tu experiencia profesional brevemente. Es muy importante aprender a ser concretos y responder lo que te preguntan de forma adecuada. Esto es algo que a nosotros los latinos nos cuesta trabajo ya que tendemos a ser muy comunicativos o queremos dar lujo de detalles. El resultado de no ser concisos es que puedes parecer demasiado vago en tus respuestas y dar la impresión de que no eres profesional o eres demasiado confianzudo.

Otra cuestión que hay que considerar es el trato en las oficinas. A pesar de que los australianos son gente súper cálida, en cuestiones laborales, menos es más. Por ejemplo, si te dan un trial, no es necesario llegar y saludar de beso y abrazo, un simple ‘good day, everyone!’ será suficiente y amistoso. La cultura generalmente es amistosa y relajada, pero hay que observar los límites de tu entorno antes de empezar con los chistes y las malas palabras, o incluso modular tu tono de voz. Siempre trata de imitar lo que ves, al menos al inicio para que puedas adaptarte más fácilmente.

Los Australianos están acostumbrados a tratar con gente de todo el mundo en la oficina y son muy abiertos a otras culturas, sin embargo, cuando vas llegando, lo mejor es tratar de compenetrarte con la cultura del lugar. Para ayudarte con una simulación y retroalimentación de una entrevista de prueba, puedes contactarnos para agendar una cita aquí.

Ser formal y puntual

via GIPHY

Puede parecer algo obvio, pero en nuestra experiencia hemos visto gente perder oportunidades de trabajo increíbles por estas razones. Ser formal en Australia significa estar preparado para trabajar. Si te citan a las 10am, llega a las 9:50am, sin excusas. Llegar a las 10:01am ya sería considerado impuntualidad y deja mucho que desear. Si te citan para comer y entrevistarte, llega puntualísimo y enfoca tu atención en ser entrevistado, no en comer. Ser formal no significa andar en traje sastre y tacones ya que los códigos de vestimenta son más relajados sin dejar de ser profesionales. Ser formal significa demostrar modales, ser pulcro, hablar profesionalmente, ser educado y respetar la puntualidad siempre.

Si no vas a poder llegar a una cita, avísa con tiempo. Ha habido casos donde una persona no sólo no avisa que no va a llegar a la cita, sino que hasta bloquea el celular de la persona que va a entrevistar, todo por no tener la madurez de pedir disculpas.

A todos nos pueden pasar inconvenientes, sin embargo, ser formal es tener la madurez de avisar, de ser considerado y explicar con honestidad cualquier situación que se atravesara. Los australianos tienen una influencia británica enorme, y ser puntual es extremadamente esperado cuando se trata de negocios o pedir una oportunidad.

Ganar experiencia en voluntariados

via GIPHY

Busca voluntariados en tu ramo de trabajo en Australia que te permita demostrar que tienes valor que ofrecer a una empresa. Si estás en la universidad o en un colegio vocacional, podrás revisar con el departamento académico si existen programas de entrenamiento laboral que te permitan trabajar algunas horas en un corporativo real.

Los voluntariados generalmente no son tan atractivos para estudiantes ya que la gran mayoría son sin pago. Esto hace que los estudiantes prefieran mantener un trabajo de oficio que les pague las cuentas. Hacer el sacrificio de buscar un voluntariado, incluso dentro de tu mismo colegio, te puede abrir las puertas en el futuro ya que ganarás entendimiento y nuevas habilidades que te harán más empleable. Recuerda, para alcanzar algo que nunca has tenido (trabajo en Australia), tendrás que hacer algo que nunca hiciste (voluntarear).

Conocer gente, Estés donde estés

via GIPHY

Los Australianos son personas muy sociables. Es muy común estar en el supermercado y que el cajero te haga la plática, o el policía, o la persona que acomoda los productos en el estante. ¡Sólo habla! No sólo mejorarás tu inglés sino que abrirás posibilidades de conocer a alguien que te pueda dar trabajo. No tengas miedo de contar tu historia y lo que solías hacer en tu país, tu acento será tu mejor arma para empezar a hablar de tí. Atiende eventos que tengan que ver con tu área de trabajo, Facebook y Eventbrite están llenos de opciones para socializar y crecer tu network.

Cuando vayas a los eventos, habrá mucha gente como tú que va a ir sola. Busca iniciar la conversación con un comentario casual con la persona que esté junto a tí, por ejemplo: ‘¡este lugar está increíble! ¿verdad?’ Si no te responde o te ven feo, pasa a la siguiente persona. No dejes que el rechazo te desmotive. Siempre habrá gente que no quiere socializar, pero también habrá muchísima gente en tu misma situación buscando crecer sus círculos sociales.

Aprende a venderte en tu currículum 

via GIPHY

¿Te imaginas cuántos resumés (CV) reciben las empresas todos los días? Muchísimos. El secreto para llamar la atención no sólo está en un diseño de currículum bonito, sino en la forma en que vendes tus atributos.

Habla de logros medibles en tus trabajos anteriores. Si en tu país eras gerente de ventas, destaca el porcentaje en que lograste subir las ventas o los métodos con los que innovaste el proceso de ventas y sus resultados.

Recuerda, al Australiano le gusta la comunicación directa y concisa. Venderte bien no significa adornarte de más, significa realmente entender cuál es tu valor como empleado y cuáles son las habilidades que tu tienes que difícilmente alguien más puede ofrecer.

Cuida tu perfil en social media

via GIPHY

Es muy normal en estos días que los potenciales empleadores y staff de recursos humanos hagan una revisión de los perfiles en Facebook, Instagram, LinkedIn y Twitter antes de contratar a alguien. Dedica un día completo a revisar tus perfiles y hacerlos más profesionales. No se trata de dejar de ser tú, se trata de que puedas ofrecer la mejor versión de tí a un posible empleador.

Así que es hora de empezar a pensar dos veces antes de compartir ese meme o hacer un comentario troll en modo público, ya que el poder de las redes sociales pueden destruir tu empleabilidad en segundos.

Invierte en una agencia de headhunting

via GIPHY

A veces es necesario contar con un servicio que te ayude a conectar con posibles empleadores cuando tus habilidades de networking son limitadas. El beneficio de esta inversión es que estarás enfocando tu búsqueda en posibilidadea reales y segmentadas de trabajo. En Australia, si realmente quieres aprovechar los años de tu visa 485, te recomendamos revisar e invertir en el servicio de Michale Page, Hudson, SMAART Recruitment y Adecco para incrementar tus posibilidades de encontrar el trabajo que estás buscando aquí.

Usa tu creatividad

via GIPHY

Si estas estudiando, es muy probable que tus profesores sean australianos o residentes permanentes con una vida afuera del colegio. La mayoría de ellos tienen intereses personales y negocios paralelos. Platíca con tus profesores en los breaks, cuéntales tu experiencia, pídeles que revisen tu currículum. Platíca con la chica de recepción y pregunta si puedes ayudar en algo administrativo.

Tal vez en el café donde trabajas tienen una página en redes sociales poco atendida y olvidada, si te gusta el digital marketing, ofrece ayudar a llevar la página. Sugiere promociones y eventos. Si estás en limpieza de oficinas y tienes contacto con la gente que trabaja ahí, ofrece ayudar con las copias y el café, sé servicial y aprovecha para darte a conocer con lo más básico.

A veces, encontrar un trabajo profesional en Australia no se trata de ir a pedir, sino de dar. Y para dar valor a alguna empresa se tiene que ser creativo sin importar si eres contador, administrador, ingeniero. Todos somos creativos.

Por último, recuerda que “el que persevera, alcanza”. Así que debes estar dispuesto a aplicar a decenas de trabajos en bolsas de trabajo o personalmente antes de lograr esa oportunidad soñada. ¡No te desanimes e insiste hasta que lo logres!

Esperamos que estos tips te ayuden a abrir nuevas perspectivas en tu mente y que en muy poco tiempo, nos cuentes en los comentarios cómo conseguiste ese empleo.

¡Mucha suerte y no olvides compartir este artículo con alguien que pueda necesitarlo!

Comments (1)

[…] Te puede interesar 9 CONSEJOS PARA ENCONTRAR TRABAJO PROFESIONAL EN AUSTRALIA […]

Leave a comment