24/570 Bourke Street, VIC,3000

Tips para sobrevivir entrevistas de trabajo profesionales en Australia


En este artículo encontrarás:

  • Los básicos para prepararte para una entrevista de trabajo profesional en Australia
  • Consejos para aplicar durante la entrevista profesional
  • Qué hacer después de la entrevista de trabajo
  • Extra: Cómo son las entrevistas con Australianos (en resumen)

Conseguir una entrevista de trabajo profesional en Australia es un sueño que todos tenemos cuando vamos llegando como estudiantes y tenemos que empezar de cero. La pregunta es ¿qué debes hacer si nunca has tenido una entrevista de trabajo fuera de tu país? ¿Qué tan diferentes son las entrevistas de trabajo en Australia? ¿Qué es lo que más importa para sobrevivir la entrevista con éxito?

Después de haber dominado el idioma inglés a través de un curso o al estudiar un posgrado, llega ese momento de salir al mercado laboral Australiano en tu industria, el cual sin duda es diferente a lo que conoces y que puede ser un poco shockeante la primera vez que lo enfrentas.

Para que tu experiencia sea un poco más descifrable, te dejamos aquí los tips básicos para salir bien librado de una entrevista de trabajo profesional en Australia

Antes de la entrevista

Investiga y entiende la compañía a la que estás aplicando: Podría parecer obvio, pero la mayoría de los entrevistados conocen muy poco de los lugares donde están pidiendo trabajo. Piensa como un empleador: ¿te gustaría entrevistar a alguien que quiere trabajar contigo pero no tiene idea de tu negocio? La respuesta es probablemente NO. Investigar sobre la empresa es una de las cosas más importantes que te ayudará a familiarizarte con sus objetivos, con sus productos, con su vocabulario y que por ende, te dará mucha más confianza al expresar tu interés en ellos.

Prepara y ensaya preguntas clave: Una pregunta típica y que parece sencilla es ¿cuéntame de ti? La respuesta puede ser tan corta o tan interesante como tú la hagas. Otras preguntas clave son tus fortalezas, debilidades, ejemplos de éxito, ejemplos de fracasos, objetivos en cierto tiempo, razones por las que quieres el trabajo, tu estilo de liderazgo, etcétera. Todas estas preguntas requieren que te conozcas bien y que tengas la habilidad de resumir y hacer tu perfil interesante desde el inicio de la entrevista.

Duerme bien antes de la entrevista y cuida lo que comes: Dormir bien significa que realmente te relajes y puedas estar tranquilo al menos la noche previa a tu entrevista. Estar descansado hará que tus niveles de cortisol bajen y puedas responder mejor y pensar con más claridad.

Elige tu outfit de acuerdo al perfil de la empresa y tu puesto: Vístete para la posición que quieres tener. Si el entorno de trabajo al que vas a aplicar es casual, aún así, trata de vestirte un poquito más formal ya que aún NO eres parte de ese ambiente. Siempre es mejor vestirte un poquito más formal de lo debido que dar una mala imagen por no darle importancia a algo tan básico como tu apariencia al pedir trabajo. Si tu personalidad es muy relajada y casual, busca usar prendas básicas y modernas pero que le den seriedad a tu look. Pantalones de vestir y camisas son un básico sin necesidad de usar traje o vestido. Una blusa y una falda recta en colores neutros es suficiente para lucir formal y fresca al mismo tiempo independientemente del entorno de trabajo en la empresa.

via GIPHY

Prepara preguntas que tengas sobre el puesto: Hacer preguntas durante la entrevista puede ahorrarte ciertos dolores de cabeza en el futuro. ¿Cuál es la estructura organizacional? ¿Cuáles son las rutinas de tu puesto? ¿Qué oportunidades de crecimiento hay en tu área? Todas estas son preguntas válidas que alguien que se valora querrá saber para sentirse agusto en un trabajo donde entregará valor, pero donde también querrá recibir valor.

Durante la entrevista

Llega al menos 10 min antes de la hora acordada: De nuevo, insistimos en este punto ya que la puntualidad es BÁSICA en los negocios. Si vas a pedir un trabajo, llega al menos 10 minutos antes para que puedas relajarte y demostrar seriedad e interés.

Respira antes de entrar y recuerda que no pasa nada: Está comprobado que la respiración reduce el nivel de estrés y regula la circulación, por lo que respirar profundamente antes de hablar puede ayudar a que tus respuestas sean más elocuentes, modules tu tono y velocidad al hablar y luzcas más fresco en general.

Mide el tono de comunicación con tu entrevistador: Analiza rápidamente el perfil de tu entrevistador y trata de espejear su estilo. No se trata de dejar de ser tú, sino adecuar tu forma de comunicación a la de tu interlocutor. Si eres muy extrovertido y confiado mientras tu entrevistador habla bajito y muy poco, es probable que lo intimides e incluso te juzgue mal. Es importante que calibres tu tono al de tu entrevistador para generar rapport y entendimiento.

via GIPHY

Véndete, pero no exageres: Nada como ser capaz de dar ejemplos de lo que has hecho. Más que hablar de tus fortalezas y echarte flores, deja que tus logros hablen por ti. Si implementaste una campaña de marketing que incrementó en 75% la conversión de leads en un mes, habla de cómo lo hiciste y entra en detalle a las habilidades que usaste para obtener esos resultados. Nada venderá mejor que los hechos comprobables.

Sé concreto en tus respuestas: En Australia es muy importante ser concreto y directo sin dejar de ser polite. El estilo de comunicación a nivel laboral es muy relajado sin embargo esto no significa que les guste oír historias interminables de como llegaste hasta donde llegaste. Trata de ir al grano y toma entre 1 o 2 minutos máximo para responder las preguntas que se te hagan filtrando muy bien los key facts que debes proveer para causar una buena impresión y generar interés en ti.

Sonríe y platica relajadamente: Ser amistoso es clave para poder entablar una conexión en la entrevista. Si te muestras nervioso o cerrado a platicar, puedes causar una impresión errónea y tú mismo cerrarte la puerta. Recuerda que las entrevistas de trabajo siempre se traducen en experiencia para ti. Siempre hay algo que aprender así que no es como que si fallas deba ser un drama. Tener esto en mente te quitará presión y te hará incluso disfrutar la entrevista y verla como un reto del que sólo puedes ganar, no importa lo que pase. Ojo, tampoco te vayas del otro lado y te muestres excesivamente relajado ya que podrías dar la impresión de que no te tomas las cosas en serio.

No tengas miedo a preguntar o negociar: Preguntas como ¿cuál es la rutina del puesto?, ¿cuáles serían mis responsabilidades clave?, ¿qué estructura organizacional tiene la compañía? y ¿cuáles son las posibilidades de crecer? son preguntas extremadamente valiosas para que tú también descrubras si es lo que buscas. Preguntar por el salario no es malo, siempre y cuanto no sea lo primero que preguntes y que no hagas mucho énfasis en ello. El salario es importante, pero no deberías demostrar que es el único factor (aunque así sea) que te interesa de la posición.

via GIPHY

Nunca hables mal de tus trabajos pasados o personas: Sabemos que este punto es muy obvio, sin embargo los nervios pueden traicionar y hacer que empieces a contar aquella trágica historia en donde tuviste una pelea con tu jefe y desde ahí nada fue igual. Especialmente cuando te preguntan cosas relacionadas a fracasos o manejo de crisis, es importante que te mantengas factual y no involucres a personas innecesariamente. Esto siempre te hará quedar mal ante un posible empleador.



Después de la entrevista

Manda un correo de agradecimiento y recalca tu interés: No se trata de ser intensos sino de que si ya pasó una semana del día que te dijeron que darían los resultados, tal vez sea buena idea contactar al reclutador y recalcar tu interés en la posición o en recibir feedback de tu entrevista. Los comentarios que te hagan pueden ayudarte enormemente a mejorar tu siguiente entrevista al hacer conscientes los puntos que debes considerar para desenvolverte mejor.

Extra: Cómo son las entrevistas con Australianos (en resumen)

Las entrevistas en Australia pueden ser cara a cara con un entrevistador, con un par de managers o frente a un panel con otros candidatos. El formato puede ser a través de preguntas o resolución de casos hipotéticos. Asegúrate de practicar todos los estilos o preguntar a tu contacto qué tipo de entrevista será para que no te caiga de sorpresa durante la entrevista y entres en pánico.

Si fuiste contratado, ¡felicidades! Es un gran logro ya que estás en un país compitiendo con gente de todos los niveles y culturas.

via GIPHY

No te olvides que hay servicios que puedes utilizar para practicar tus entrevistas y mejorar puntos clave, como nuestro servicio de Simulación de Entrevistas. En Latinoz, te agendamos una cita, como si fueras a aplicar a un puesto con nosotros, te entrevistamos en inglés y al término, te damos un análisis super detallado de tus fortalezas y áreas de oportunidad, por escrito.

Esperamos que estos consejos te puedan ayudar a encontrar ese trabajo soñado y que la experiencia esté llena de aprendizajes para que puedas descubrir lo mejor de ti en el proceso.

Si te gustó este artículo, no olvides compartirlo o dejar un comentario, estamos ansiosos por leerte.

Comments (1)

Leave a comment